sábado, 17 de junio de 2017

Nadie compra por el precio

Nadie compra por el precio, hoy día los consumidores suelen pagar por los valores que incorpora una marca y los beneficios que ofrece un producto. Las personas suelen creer que el precio que tiende a pagar por un producto lo ha decidido el gerente o el administrador de la empresa o del supermercado, pero realmente quien decide ese precio es el mismo comprador final del producto. Los compradores que suelen llevar la opción más económica, han descubierto que los beneficios que ofrece la opción más costosa no tienen un valor significativo para ellos, igualmente si decide llevar el producto con un precio elevado, es porque el producto más económico no le ofrece los los beneficios que está buscando en dicho producto.

Nadie compra por el precio

Los consumidores también toman en cuenta otros detalles adicionales como por el ejemplo el placer que les produce comprar en un establecimiento donde los vendedores los traten con aprecio y amablemente, la decoración del lugar suele ser parte importante cuando se quiere llamar la atención de los compradores, si es un lugar aseado, pulcro, ordenado y moderno, siempre van a querer volver. La marca tiene un mercadeo a cierto producto que no suele tener un artículo económico, esto porque los consumidores tienen razones para creer en esto por las pruebas entre la marca y un producto barato, el trabajo de mercadeo de la empresa buscará transmitir los valores de dicha marca, pero los consumidores solo pagarán más por los beneficios que ofrece cierto producto que el mis comprador valora como importante. Toda compra suele estar motivada por la necesidad de lograr más beneficios al menor precio posible. Fijar el precio de un producto debe ir acompañado de tres enfoques: el Costo, el Cliente y la Competencia; lo que se denomina el método de las 3C. Este método para fijar los precios a partir de los costos es apropiado si los objetivos tienden a maximizar el beneficio.

Método de las 3C

1. Costo: El punto de partida que determina el precio es analizar los costos que tiene la empresa para ofrecer los productos, además de salarios, pagos a proveedores, impuestos, amortizaciones de mobiliario, transporte, publicidad y demás gastos comerciales. Sumado a esto se debe tomar en cuenta los costos técnicos que son gastos fijos y lo que se denomina demanda esperada). El Precio Técnico marcará el valor mínimo al cual se podrá vender el producto con una rentabilidad nula. La clave de este método es lograr un precio objetivo y fijar un margen que esté por encima de los costos.

2. Cliente: Debe realizarse una investigación en base a la orientación de los clientes, esto debido que para fijar el precio se debe tener en cuenta cuales son las expectativas del consumidor sobre el precio de nuestro producto.

3. Competencia: La incidencia que tienen los precios de nuestros productos va a depender de nuestra competencia, de la situación competitiva en la cual estemos y en los mercados dominados por un número pequeño de vendedores. Nadie compra por el precio, una marca tampoco vende por si sola, va a depender en gran parte de la gestión de los empresarios, buen mercadeo, un producto de calidad y con un precio que resulte atractivo para el consumidor y lo suficientemente bueno para competir en el mercado, siempre buscando cubrir las expectativas del comprador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario