Poemas del día del maestro





Poemas del día del maestro

En algunos países de latino américa se celebra el día del maestro, en el caso de México es el 15 de Mayo de cada año por lo que los alumnos de las escuelas aprovechan esta fecha para mostrar su aprecio a esos guías que les enseñan valores, principios y sobre todo la educación que les será de ayuda en toda su vida. Sin importar si eres de primaria o secundaria uno como estudiante le toma cariño a muchos de sus maestros y profesores, por eso hoy les dejo algunos poemas para maestros que puedes dedicarles en su día.

Maestro
Tan inmensa es tu transmisión, tan vasta tu sabiduría,
que la simple palabra, maestro ¡no basta!
Cuánto me enseñas, cuando me dices
¡no me llames maestro!
Tú eres tu propio maestro

Por María Eugenia.

Para el dia del maestro
La educación de los niños
es la base primordial,
si un árbol crede derecho
de mayor seguirá igual
es la labor del maestro
¡es su misión principal!

Teresita Vázques.

Mi maestro
Me diste parte de tu intelecto
Parte de tu valioso tiempo
Confiaste en mi aprendizaje
Cómo a ti pagarte,
Hoy, en tu día te recuerdo
Mi querido Maestro

Magina222.

Maestra vieja
Adusta y noble traza con su lápiz
sus cuadrículas llenas de ternura
Más que una informadora es una madre
que pule el sentimiento de los niños

Maestra vieja de encaladas sienes
la miro iluminada como un rezo
como una sabia que destila huellas
para que los cachorros no se pierdan

En el aula trabaja y sigue en casa
diseccionando libros y horizontes
Prepara el pasto para sus corderos

Es un milagro si le dan buen sueldo
La estrella de su vida siempre brilla
porque nació para alumbrar caminos

Por: Julio Iraheta Santos

Maestro
Vocación tempranera y siempre bien sentida,
esta de ser Maestro por amor entregado,
este ir alumbrando caminos por la vida,
ilusionadamente, de niños rodeado.

Poner alma de artista en la noble tarea,
con fuerza misionera y mano delicada;
saber irse quemando en aras de una idea,
saber seguir la estrella del bien entresoñada…

Sembrador sin pereza, poner en la besana
al par del rubio trigo semilla de amapolas;
estrenar alegría y fe cada mañana,
y en el trance difícil quedar con Dios a solas.

Por: Juan Berbel.




Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

© 2014 Treceblog. Todos los derechos reservados. Funciona con WordPress.